miércoles, 22 de diciembre de 2010

"Pan dulce que se abre pan dulce que se come."

El celebre Peronista Carlos Menem es recordado por aquella frase "Ramal que para ramal que cierra", pero el Dr. Menem tenía muchas frases, como la que da título a esta entrada. Recordemos esta sabia máxima peronista, y en estas fiestas no dejemos el pan dulce abierto para que se ponga viejo y duro. Pan dulce que se abre, pan dulce que se come. Nada mas peronista que la gula y la panza. No sea cagón y coma o me va venir con esas pavadas de la dieta? Tirar comida es de oligarca, señor!

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Los restaurantes peronistas, una sana moda


Por Joaquín Hidalgo
Revista JOY
Si te dijeran que existe un restaurante en el que como música de fondo pasan la marcha peronista, de entrada sirven la "tabla de fiambre Pedro Eugenio" y el plato principal es el "asado al parquet", seguramente pensarías que ese establecimiento sólo existe en el humor bizarro de Diego Capusotto. Pero no. Ese restaurante existe. Y no sólo uno. Curiosamente ya son cuatro. Todos ellos abrieron sus puertas en los últimos tres meses. Expresan una insólita moda: la proliferación de restaurantes temáticos que homenajean a Juan Domingo Perón.
En los cuatro, la reivindicación al fundador del Partido Justicialista se expresa en la abundancia de iconografía, pero no así en los precios. Comer en cualquiera de ellos le representa a dos personas el equivalente a una asignación universal por hijo: no menos de 180 pesos.
Aquí están, estos son. los restaurantes de Perón:


jueves, 18 de noviembre de 2010

Mal gusto: Nelson Castro en la pizzeria.

Las pizzas de Guerrín son espectaculares. ¿Pero quien fue el genio al que se le ocurrió poner a Nelson Castro en los LCD? ¿No deberían hacer una ley para prohibir ver a Nelson Castro mientras se come? Pizza y malas noticias, combinación segura para lograr una indigestión. Lo menos que pueden hacer es poner un cartelito de adertencia: "el consumo con Nelson Castro es perjudicial para la salud".

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Alperovich y el gran debate Nac. Pop. ¿Empanada o milanga?

Desde Tucumán impulsan instaurar el Día del Sándwich de milanesa

Un proyecto que impulsa la creación del día provincial del sándwich de milanesa en Tucumán generá polémica aunque logró numerosas adhesiones, incluso la del propio gobernador José Alperovich.
La idea surgió de la legisladora Carolina Vargas Aignasse y en su argumentación se pretende rendirle homenaje a José Norberto Chacho Leguizamón, dueño de una tradicional local donde se vendían todo tipo de comidas, especialmente los sándwiches de milanesa, ubicado en una esquina estratégica de una avenida que une la capital provincial con Yerba Buena. La fecha elegida es el 18 de marzo, día en que falleció Leguizmaón.
El proyecto mostró resistencia desde numnerosos sectores por considerarlo banal. De todos modos, la iniciativa siguió sumando adeptos, incluso el propio gobernador tucumano, José Alperovich, quien señaló que "Chacho para mí es lo máximo, se merece el homenaje". Incluso, yendo contra las tradiciones regionales, el propio Alperovich no tuvo empacho en señalar que prefiere "el sándwich de milanesa a la empanada", una comida infaltable en la mesa de los tucumanos.

Empanada o milanesa, grave dilema de la Cocina Popular. Un placer ver al gobernador de Tucumán Alpedovich, perdón Alperovich, preocupándose por temas tan sensibles,  aún cuando su opinión es contraría a la tradición popular de la Provincia que Gobierna. Aplauso para el Gobernador que se juega por la comida por mas que defenestre al icóno y orgullo de la Provincia.. Como que venga Cristina y te diga que el dulce de leche, el fútbol y el tango son una porquería. Pero bueno, lo importante es que el debate esté, dejando de lado temas menos trascendentes para lo opinión pública como la alta tasa de desnutrición infantil que hay en Tucumán, que a esta altura es un detalle.

Desde  aquí consideramos que la empanada supera ampliamente al sandwich de milanesa. Pero la milanesa napolitana con papas fritas le gana por afano a la empanada, aunque claro con agregados es mula.

viernes, 29 de octubre de 2010

Receta #4: De como preparse unos buenos fideos peronistas. La salsa nacional y popular.

Si uno piensa en una comida Peronista, seguramente vendrán a la mente 3 cosas: la pizza con champagne reservada para los Presidentes Peronistas, el choripán gratarola que le damos a los muchachos que vienen a nuestros actos, y el fideo al filetto consumido por la clases populares que no tienen el privilegio de ser Presidentes o manifestantes rentados.

El fideo al filetto es un clásico de la comida por ser una preparación rápida y barata. Pero un verdadero Nacionalcocinista sabe que en los 15 minutos que tarda llevar a hervor el agua y cocinar la pasta se puede preparar algo mucho mas sabroso y gastando casi  lo mismo.

Las salsas tienen tres elementos básicos: un elemento líquido, un elemento que da consistencia, y otro elemento que da sabor.  El elemento líquido puede ser un caldo,  leche, un jugo de cocción, crema o yogurt. Para darle consistencia a la salsa se puede usar harina,, maicena o puré de papa, pero esto no suele ser necesario cuando usamos liquídos de por sí consistentes como son los purés de tomates que se compran en el supermercado, o bien cuando queremos que la salsa quede líquida. El tercer ingrediente es el mas importante: cualquier cosa que le pongamos a los elementos mencionados previamente darán el sabor a la salsa: sabor en cubos, queso, un cubito de caldo, panceta, hongos, berenjenas, cebolla, ajo o lo que tengan a mano.

Pasemos de la teoría a la práctica, una salsa de tomate casera se hace poniendo unos segundos el tomate en agua hiviendo, retirando la cascara, si se es fifí las semillas, y procesando con una minipimer ( o cortando chiquito con un cuchillo). También se puede evitar este paso comprando una lata de "Tomates Perita + Puré La Campagnola". Es cierto, sale 5 pesos, casi el doble que las marcas económicas. Pero no sea ratón, piense que este costo se divide entre 4 platos y que ud. señor trabajador la está levantando en pala gracias a Cristina Presidente, Moyano conducción. Dese un gustazo hombre!

Ahora hay que darle gusto. Para darle sabor a cualquier salsa se parte en general de la misma base: saltear algunos vegetales y luego mezclarlos con el medio líquido. Se pica la cebolla (una grandota para 4 personas)  y se pone hasta que quede medio transparente. Que no se te queme papá! Luego se agrega el ajo, que se pone en este momento porque se quema mas fácil que la cebolla. Según Arguiñano para que el ajo no caiga mal ni cause mal aliento hay que cortarlo por la mitad y sacarle el corazón verde que a veces trae.  Si es cierto o no, nadie lo sabe, pero es un lindo mito para transmitir.

Es importante saltar bien la cebolla antes de poner el líquido, porque sino se va a hervir, va a chupar demasiada agua y en lugar de desaparecer mágicamente van a quedar cachos enormes  flotando por la salsa, y queda feo vistes. Se deja hervir unos minutos se agrega perejil para mayor sabor, sal, pimienta y listo.

Si gusta puede seguir el consejo de Martiniano Molina (cocinero repudiado por el peronismo) y mandarle unas cucharadas de Casancrem o cualquiera de esos quesos que vienen en pote y no tienen gusto a nada (compre el mas barato que son todos iguales). A pesar de que solos son mas aburridos que cumpleaños de De La Rúa, con la salsa de tomate tienen ese Je Ne Sais Quoi* que le da mejor textura y sabor. También le puede mandar crema, por supuesto para crear una regia salsa rosa.

Ahora si se quiere hacer un tuco posta-posta a esta receta hay que agregarle un lindo cacho de paleta, rosbif, o cualquier cacho de carne, ponerle el doble de tomate  y dejarlo cocinar mínimo una hora. Después me cuentan.  Si además tiene otros pedazos de vegetales como quien dice morrones, zanahoria o apio, se pueden cortar chiquito y mandar al guiso y ver que sale, feo no va a quedar. La clave de todo buen cocinero es experimentar y dejarse llevar por la intuición para lograr nuevos sabores. Tampoco sea bruto y le mande un cacho de salmón a la salsa de tomate, confié en su sentido de la glotonería, si su estómago le sugiere que una combinación va a quedar bien, probablemente esté en lo correcto.
(sigue después del salto)


lunes, 13 de septiembre de 2010

Marche un bife de Evita con papas.


Dicen que para un Peronista no hay nada mejor que otro Peronista, y es cierto. Y nada mejor para un Peronista que comerse a otro Peronista, y mucho mejor si es ese Peronista resulta ser la abanderada de los pobres y humildes.  (Gracias Lionel por la foto enviada desde Praga)

viernes, 3 de septiembre de 2010

El mito de la cerveza artesanal


Nuestro país siempre fue bastante conservador en cuanto a gustos culinarios: nada de especias raras, picante ni bichos raros. Para tomar si se quería alcohol hasta hace no muchos años se podía elegir entre el Lopez,  el Valmont, la damajuana y ahí se acababa la historia. Lo mismo pasaba con la cerveza donde no había muchas mas opciones que la Quilmes, la Brahma y la ocasional Heineken, que era todo un lujo. Con la globalización los gustos comenzaron a ampliarse un poco y llegó el sushi, las bodegas boutique y las cervezas importadas. 

La población Argentina, históricamente consumidora de vino (en damajuana y con soda) a causa de las fuertes campañas publicitarias reemplazó esta bebida por la cerveza.Y como en toda moda siempre hay alguno que se quiere hacer el exquisito "Ah no, yo no sigo la moda como todos esos giles. Yo solo tomo cerveza Uzbeca, que es la única que vale la pena, cualquier otra cosa para mí es como tomar pis". Así llegaron al país cervezas extranjeras a rolete y la gente cool decidió que era muy canchero pagar el triple por una Cerveza Corona, a pesar de tener el mismo gusto que la económica Budweiser: gusto a nada. Hacerle pagar el triple a la gente para venderle la misma porquería era un buen comienzo, pero los genios del marketing pensaron: si pagan el triple porque no hacerlos pagar el sextuple? Así pusieron de moda la cerveza artesanal, que viene en botellas chiquitas que traen tres veces menos que la cerveza clásica y cuestan mas del doble.

"Ah, pero no señor, si es sabido que la cerveza artesanal es bue-ni-sima, uno paga la calidad" se indignarán muchos. Y puede ser que a veces la cerveza artesanal sea mas rica que la cerveza industrial. Pero de ningún modo una cerveza por el solo hecho de ser artesanal significa que sea automáticamente buena. No todo lo artesanal es bueno. ¿Acaso no vieron la de porquerías que venden en las "ferias de artesanos" omnipresentes en cualquier destino turístico? Que la cerveza sea artesanal significa que en lugar de producirse con un proceso industrial supervisado por cientos de profesionales se realiza en condiciones desconocidas por un grupo de aficionados. Hay veces que estos aficionados tienen talento y realizan un producto espectacular. Pero muchas, muchas otras veces su falta de conocimiento y recursos termina en un producto mediocre.


Las pioneras en el rubro la Blest y la Antares se hicieron populares por su calidad. Uno iba a un bar y decían "tenemos cerveza artesanal Antares" "uy que bueno". El caso ahora es que vamos al mismo bar y nos dicen "tenemos cerveza artesanal Tio Pepe, de Bahia Blanca". Ahh.. mira vos ¿y desde cuando el Tío Pepe es un genio de la cerveza? ¿Por ser la cerveza "artesanal" automáticamente va a ser mas rica que la que vienen produciendo industrialmente miles de centro europeos desde hace cientos de años bajo estrictas normas de calidad? El Tío Pepe me vende cerveza artesanal tipo "Pilsen". Pilsner Urquell en cambio es una cerveza industrial fábricada desde 1842... en la ciudad checa de Pilsen.

De 10 cervezas artesanales "con miel" 9 rondan el calificativo "intomable". Los artesanos crean maravillas como las cervezas de chocolate, de frutilla o de kiwi. "Uuyy cerveza de chocolate que bueno que original". Si, muy original, pero lamentablemente horrible. Si la cerveza de chocolate fuera rica Quilmes, Budweiser, y cia. no dejarían pasar el negocio. 

La verdad es que las cervezas artesanales son una timba, es confiar ciegamente en un tipo que se puso a experimentar en su sótano de Necochea. Muchas veces estas cervezas son demasiado amargas, o ácidas, o sencillamente tienen el mismo gusto que una cerveza cualquiera a pesar de salir carisimas. Muchas veces la única diferencia entre la Artesanal y la Industrial está dada por los mayores costos que genera la producción a pequeña escala y que lógicamente se trasladan al precio. 

Si ya probamos la cerveza artesanal y nos gusta, a por ella muchacho! Pero si se trata de una marca desconocida, siempre es mucho mas recomendable confiar en los 613 años de experiencia de Spaten-Franziskaner-Bräu , los 627 de Löwenbräu, los 251 de Guiness o los modestos 163 de Carlsberg, antes que en la dudosa calidad de una anónima cerveza artesanal. Destacando además que en el caso de las alemanas siguen estrictamente el Reinheitsgebot o "ley de pureza de la cerveza". Esta vieja norma de tiempos medievales disponía que solo se pueden usar 3 ingredientes en la cerveza: agua, lúpulo y cebada. Lo que garantiza no solo una excelente calidad de producto, sino que al ser natural hace bien al cuerpo y prácticamente no provoca resaca.

lunes, 19 de julio de 2010

Comida light, un flagelo inmoral contra los descamisados.

Una moda se impone desde países imperalistas como Inglaterra y Estados Unidos: la triste moda de la comida light. Han insertado en nuestra sociedad aberraciones antinaturales como la leche que no sale de la vaca sino del poroto de soja, la mayonesa que se hace sin huevos y el huevo light  que tiene poco colesterol. Hasta la sal light inventaron! Y uno, peronista de la primera hora no puede parar de indignarse ante esta situación.

-Pero Mi General, sobre gustos no hay nada escrito, que cada cual coma lo que quiera, dijo un compañero.
A lo que sabiamente respondió el Abanderado de los humildes e hinchas de Racing:
- En efecto compañero, nada hay escrito sobre gustos, por eso yo he de ser el primero en hacerlo. Dedicaré mi vida a la divulgación de los secretos de la cocina que se merece el descamisado, La Cocina Nacional y Popular. La cocina que con poco hace mucho por todos ustedes, el motor de esta gloriosa Nación.. (se le cae un lagrimón)
Aplauso cerrado de multitud "espontanea". -Fuerza mi General! Viva Perón!

La primera vez que surgió este tema fue cuando discutíamos con Ramón Carrillo el tema de la Libreta Sanitaria. Me hizo notar el bueno de Don Ramón que el problema de la comida light, no es su espantoso sabor, sino otro mucho mas profundo: por que se come comida light? Para no engordar. Que significa esto? Que nos sobra tanto el dinero y comemos de una forma tan desaforada, que nos vemos obligados a modificar de formas antinatural nuestra dieta para no engordar. Es tal la cantidad de comida que tenemos disponible que no podemos reducir su consumo, y la única alternativa que queda es comer lo mismo, pero modificando el alimento para que engorde menos. Es decir, los oligarcas tienen una cantidad tal de recursos que se ven obligados a inventar nuevos alimentos para no enfermarse por el exceso de comida! Como puede ser que haya gente que deba preocuparse por el exceso de comida cuando en el mundo hay cientos de millones de hambrientos y desnutridos?

Alguna vez se pusieron a pensar cuales son los países donde hay mayor abundancia de productos "light", "diet" o "sanos"? Inglaterra, EEUU, Alemania, Noruega... países capitalistas e imperialistas que tercerizan su producción a países del tercer mundo donde le pagan sueldos de miseria a los trabajadores. Se apropian de la plusvalía, de recursos naturales y sumen a continentes enteros en la pobreza: Africa, Asia, América Latina.

Ustedes creen que en los comercios de Vietnam o de Mali van a encontrar comida light? Por supuesto que no! Porque desde que el hombre es hombre la lucha por sobrevivir hace que lo natural sea comer la mayor cantidad de calorías posibles! En los países asiáticos y africanos lejos están de preocuparse por consumir calorías de mas, sino que trabajan jornadas de 40 horas ininterrumpidas para poder, con suerte, consumir las calorías necesarias para sobrevivir un día mas.

Decía mi gran compañero John William Cooke, "y si en lugar de sacarle artificialmente calorías a los alimentos, no los dejamos como están y la parte de calorías en exceso se la damos a quienes padecen el flagelo del hambre?"  Que clase de sociedad puede dedicarse a investigar la mejor forma de quitarle calorías a los alimentos mientras en el mundo diariamente mueren muchísimos niños a causa de la falta de las mismas?

Entonces compañero, pienselo dos veces y agradezca la suerte que tiene la próxima vez que se le ocurra sacarle la piel al pollo y darsela al perro "porque engorda".

Cena de camaradería en ocasión de los festejos del 50º aniversario del Sindicato de Monagillos, Empleados de Santería, Curanderos y afines. Al fondo el Dr. Carrillo, El General Perón fuera de cuadro a causa de una camisa manchada con tuco.

martes, 13 de julio de 2010

Mozo, marche unas imperfecciones de ternera y unas deformidades de pollo!

La moda de hacer una ensalada y decir que son "verdes", no se detiene. Ahora parece que sos un paparulo si decís que una papa es una papa, en lugar de decir que es un papín, una papa rustica o unas papas rotas. Llamar a las cosas por su nombre está mal visto, entonces hay que inventar nombres donde no es necesario inventar nada. Algo similar se dió en el fútbol, antes el que era un gran arquero era el pulpo, el que corría rápido era el galgo, y el que se llamaba Lopez y comía fideos con manteca era Lopez. Ahora en cambio los comentaristas deportivos se pelean como nenas por ver quien es el que consigue imponer un apodo, para poder cancherear en la cena de navidad "viste el 10 del Inter, le dicen la mula loca gracias a mi". Entonces los tipos van y te agarran un pibe de 17 años que debuta en primera del que no saben nada, pero como hay una chance que llegue a ser el 10 del Inter por las dudas le mandan algún apodo antes que se avive otro. "Este es el payaso, dicen". Y ya está quedó el payaso, por mas que ninguno de sus conocidos lo llame así, y por mas que Aimar odie ese apodo. Los cocineros lamentablemente adoptaron esta mala costumbre, haciendo que para leer el menú uno necesite un diccionario pelotudo-español, generalmente aportado por el mozo.

Como se puede observar en la foto a los chefs creativos muchas veces se les va la mano. ¿Treinta pesos para comer unas imperfecciones de ternera? Por esa plata lo menos que me podés dar es algo perfecto viejo!!! ¿Que es una imperfección de ternera, la quinta pata de una vaca deforme? ¿La parte que le tiran para que coman los gatos? ¿Los restos grasosos que quedan al hacer los demás cortes y que se usa para salchicha? No se a ustedes, pero yo lo último que me pediría en un restaurant es algo que que de entrada ya te avisan que no va a estar perfecto. Vos imaginate, cuando te venden el "lomo maginifico" y te llega un bifecito quemado que te querés matar, si ya se atajan de entrada y te avisan que es una imperfección.... mamá...

Buscandole alguna lógica al asunto se me ocurre que quizás el cocinero se refiere con imperfección a carne cortada en pedacitos chiquitos de formas imperfectas. Pero no tengo forma de probarlo. Ni ganas de arriesgarme a averiguarlo. Así el restaurant se perdió un cliente, y posiblemente muchos mas. Es lo que pasa cuando el cocinero en lugar de ser Nacional y Popular, abandona la causa y pretende hacerse el oligarca.

"Cuando la mona se viste de seda, mas mona queda, papá."
JDP, 1945, en el Trigesimo Primer Congreso anual del Gremio de los Calesiteros celebrado en Chacharramendi, La Pampa.

domingo, 27 de junio de 2010

Receta #3: Banana con queso, un desayuno montonero.

El clásico desayuno Peronista consiste en café o te con tostadas, mermelada, dulce de leche y manteca. También se puede agregar un ocasional churrinche o medialuna de grasa, pero nada de quesos light o cosas raras que poco tienen que ver con el Peronismo. A veces uno cuando va a hacer los mandados al supermercado se encuentra con gente que le dice "Eh General usted es un cerrado pruebe el Finlandia que no muerde!" Y nada mas alejado de la verdad, el General prueba todo. Peronista no es aquel al que no le gusta el queso Finlandia, sino el que prueba y no le gusta.

De este modo llegó a mi conocimiento un particular desayuno que trajeron los Montoneros de Cuba. El General Perón es un gentilhombre, y antes de mandar a fusilar a una persona pregunta que quiere desayunar. "Podrán acusarme de asesino, pero nadie podrá decir que El General Perón dejaba a los suyos con la pancita vacía" (Cañuelas 1973).

Este desayuno montonero tarda en hacerse lo mismo que una tostada, da mas energía y calcio, pero engorda menos. No solo puede usarse como desayuno, sino también como entrada e incluso como postre.

Desayuno Montonero: Banana con queso


La forma tradicional de hacer esto es poniendo un pelín de manteca o aceite en una sarten. Muy poquito, simplemente para que no se pegue. Si usted tiene una sarten de buen teflón no necesita ponerle nada, pero en ese caso usted seguramente sea un infame oligarca, en cuyo caso le deseamos la muerte. Se corta la banana al medio y se la pone en la sarten apoyando sobre la parte curva. El fuego no tiene que estar demasiado fuerte. A medida que se cocina se comienza a ablandar, y este es el momento para ponerle un buen queso mantecoso, muzzarella, de cabra o el que usted prefiera. Se espera un minuto a que se derrita el queso, se saca con un espatula y listo, a la mesa. .

Una alternativa a esta receta es hacerla junto con cebolla frita. Se pone un poco de manteca, se corta la cebolla en aros o trozos grandes  y se cocina a fuego medio por 15 minutos poniendole abundante azucar un poquito de pimienta y un toque de vinagre. Se puede poner al costado de la banana o encima o por debajo del queso.

Otra forma es hacer la misma receta, pero al horno. Se pone aceite en una bandeja las bananas enteras, cuando empiezan a ablandarse se pone encima el queso. Lo bueno de este método es que permite gratinar el queso en el horno dandole mas onda, o "creando una textura interesante", como dirían  los oligarcas.

Tras este sabroso y energético desayuno usted estará listo para salir a tirar bombas y asesinar a todo aquellos oligarcas que para su correcto juicio, no merecen vivir.




sábado, 12 de junio de 2010

Vino tinto para todos!

Un rico vino es el complemento ideal para la mayoría de las comidas, y por supuesto que no puede estar ausente en la alacena de un cocinero nacional y popular.

"Pero General, como va a pedirle al trabajador que compre vino, los buenos tienen precios para nada populares." puede llegar a pensar alguno. Comapañeros, que no los engañen esos capitalistas oligarcas! Los trabajadores también podemos disfurtar del plcer de un  buen vino! Es cuestión de hacer un par de cuentas para descubrir que cenar con vino no es tan caro como parece. A continuación una pequeña introducción al vino para los compañeros que no están muy familiarizados con sus consumos.

Hoy en día hay tres grandes categorías de vinos.Los de menos de 10 pesos son vinos que normalmente no se producen con el metodo tradicional (alcohol producido por la fermentación de uvas) sino que agarran jugo de uva y le mandan alcohol a lo bruto. También entra en esta categoría los vinos pateros, y algunos de grandes bodegas de baja calidad. Por este motivos estos vinos como el Resero suelen tomarse frío y posiblemente cortados con soda, para atenuar el fuerte sabor. También se pueden usar para cocinar, eso sí que sean de botella al menos sino se les va a arruinar el guiso. Dentro de esta categoría se destacan el Lopez y el Bianchi, que a pesar de su precio se pueden tomar tranquilamente solos.

La segunda gama es la que nos interesa a nosotros, los vinos de 12 a 50 pesos son vinos ricos, bien elaborados y a un precio razonable.  Los vinos de mas de 50 pesos ya corren en la categoría premium y es cosa de oligarcas. La diferencia entre un vino de 50 pesos y uno de 100 normalmente es una sutileza que sólo puede distinguir alguien entrenado para hacerlo, por lo que no se justifica la diferencia de precio para el 90% de los mortales. El peronista cuando toma vino, quiere tomar vino, no romperse la cabeza intentando encontrarle gusto a piedra o a frutos del bosque levemente maduros en un día soleado de primavera.

Es muy caro tomar vino? Depende. Una familia tipo puede gastar $7.50 de Coca Cola por comida. En lugar de eso dele de tomar agua al niño que es mas sano, y tomese un vinazo con su señora. En una cena de mitad de semana no se toma tanto, entonces una rica botella de $15 puede rendir dos cenas y costar lo mismo que la imperialista gaseosa. Recomendados? Es cuestión de gustos, pero el Marcus Merlot a $13 pesos es un negoción. Al igual que el Calia Alta, Estiba I o Postales del Fin del mundo todos a menos de $20. Por unos pesos mas está el Alta Vista Reserva que lo hará quedar bien en cualquier mesa. Si quiere hacer un regalo el Luigi Bosca Malbec es un clásico que a pesar de salir mas de 50 pesos sigue manteniendo una gran relación precio calidad. Entre los vinos blancos el Novecento Chardonay es una buena compra por $13.

Como reconocer si un vino es bueno si no conocemos la marca? Una buena idea la dará la etiqueta. Los vinos buenos no suelen tener nombres marketineros, etiquetas coloridas y llamativas ni nos invitan a disfrutarlos con amigos. La principal diferencia de calidad en vinos está en la madera. Si no dice nada, no tiene. Si dice madera, significa normalmente que le tiraron astillas de madera al barril de acero donde se guardaba el vino. Si dice barrica de roble, ahí si que se almacenó en un barril de madera. Y luego de esto podrá indicarse 3, 6, 12 o mas meses de guarda en estas barricas. Cuanto mas tiempo haya pasado mejor, por supuesto. Una buena idea es ir a una vinería y comprar algo de una "bodega boutique". Estas bodegas tiene productos de calidad, pero al no tener una marca de peso muchas veces guardan una buena relación precio calidad. Imprecindible asegurarse la recomendación del vendedor eso sí.

Que vino se toma con que comida? El que a ustede le guste. Hay maridajes y combinaciones que suelen quedar bien, pero si a usted le gusta comer el asado con vino blanco, adelante. Lo aconsejable normalmente es comer las comidas pesadas con vino tinto y las mas livianas con vino blanco. Las carnes rojas suelen ser aliadas del vino rojo y las carnes blancas suelen ser aliadas del vino blanco, regla sencilla si las hay. El salmón y el atún por ejemplo que son pescados grasosos quedan perfecto tanto con un blanco como con un tinto.

Hay que tener en cuenta un detalle con el vino tinto: la creencia común es que el tinto se debe tomar a temperatura ambiente. Y esto es cierto, pero se debe tomar a la temperatura ambiente de los castillos franceses, no del verano argentino! En invierno normalmente no habrá problema, pero si se toma un vino tinto a temperatura ambiente en los meses de verano estará demasiado caliente y no será del todo rico. La temperatura ideal para tomar un vino tinto normalmente ronda entre los 15 y 18 grados.

Otro tema a tener en cuenta es el "aireado". Si se puede conseguir un decantador (o un florero lindo) es buena idea colocar allí el vino un ratito antes de la cena. Al airearse el vino se resaltan sus aromas y se suaviza su aspereza. Es por esto que es importante hacer este procedimiento con los vinos que cuestan menos de 50 pesos, ya que realza notablemente su calidad. En cambio con los vinos bien caros, con destapar la botella un ratito antes alcanza. Al ser de mayor calidad no tienen un sabor tan fuerte, y de ponerlos en un decantador de boca ancha se perdería una parte importante de su sabor.

Por su mayor complejidad el vino tinto suele destarcar mas que el blanco y es por esto que hay mas vinos tintos de 200 pesos que vinos blancos de ese alocado valor. Sin embargo las mujeres suelen preferir este último ya que al ser mas dulce se toma mas facilmente. Una buena idea para introducirlas al tinto, porque convengamos que los peronistas no tomamos vino blanco, es con los vinos rosados. Son fáciles de tomar, suelen ser baratos y combinan con casi todas las comidas. Luego la escala de vinos tintos de mas suave a mas fuerte es: Syrah, Pinot Noir, Merlot, Malbec, Cabernet. Por último, si quiere un vino peronista, acudao a la bodega San Huberto o El Velazco, el nuevo nombre de los vinos de ese hijo pródigo peronista que es Carlos Menem. Tendrán un gusto de mierda terrible, pero para un peronista no hay nada mejor que otro peronista, no?

lunes, 7 de junio de 2010

Pampero, Ron Venezolano para combatir el Capital.

Al General Perón hay algo que lo pone de muy mal humor: que le den de tomar Ron Bacardi. Bebida capitalista si las hay! Se la arrebataron al pueblo cubano y la comercializan desde Miami a todo el mundo. Venden a precios carísimos una bebida de calidad mediocre, se indignaba el Generalisímo, digo el General, (los milicos golpistas fanáticos de Mussolini se me confunden vió).

¿Que pasaban entonces? Los chupamedias del General procuraban conseguirle enseguida el Ron Nacional y Popular por excelencia, el Habana Club, un Ron fabricado por el Estado, de calidad y cuyos ingresos van destinados en buena parte al pueblo Cubano. Grave equivocación! A quien se le ocurre darle a Perón una bebida producida por los comunistas? Pero vos estás loco? "Bueno pero el Che Guevara fue un revolucionaro anti imperialista como Perón", afirmaban algunos de sus mas fieles asistentes. Ante esto El General simplemente respondería que "La guerra de guerrilla es más vieja que mear en los portones”, para dar por terminado el tema y dejar cortesmente la bebida de lado. Algunos sugirieron que quizás sea del agrado del General el también Cubano Negrita, que a 35 pesos posiblemente sea el Ron mas barato, de los aptos para el consumo humano, claro. Pero este tampoco era aceptado. Hay que recordar que al ver una foto de Cooke vestido de Guerrillero cubano Perón exclamó "este hombre ha dejado de ser peronista". Nada de Ron cubano para El General.

La solución vino de la socialista Venezuela de Chavez. Militar, elegido democráticamente, anti imperialista, nacionalista, autoritario, defensor de las clases populares y enemigo de los medios, un tipo que podría tranquilamente juntarse a matear con Perón. Por lo menos en algún momento. Desde estas tierras llega el Ron Pampero, nombre Nacional y Popular si los hay! Lo que resalta de este ron es que es menos dulce que el Havana Club, lo que lo hace ideal para tragos dulces como el Ron con Coca. Tiene tan buena calidad el Pampero Blanco que su precio es mayor que el Pampero dorado (mas dulzón) cuando normalmente suele darse lo contratrio con la mayoría de los rones. Su precio ronda los 48 pesos, igual que el Havana, pero a nuestro paladar es de una calidad y sabor netamente superior. El Negrita si bien es mas barato, es mucho mas dulce que estos dos, y hace que el Cuba Libre resulte demasiado empalagoso, mejor dejarlo para flambear panqueques.

Usted, amigo lector, seguramente se preguntará: Perón tomaba Coca Cola? No es una bebida imperialista? Claro que es una bebida imperialista! Pero El General tiene su corazoncito con el pueblo, y es innegable que al pueblo argentino le gusta la Coca Cola. Lo que es bueno para el pueblo es bueno para El General. Ahora, no le vayas a traer una Pepsi porque se arma.

- General, no le parece excesivo pedirle a un obrero que pague 50 pesos por una bebida espirituosa? Arriesgó un periodista con evidentes ánimos suicidias.

-Pero claro que no hombre, respondió el General. Fijese que el fin de semana pasado nos juntamos con unos camaradas del Ejército a tomar unos copetes, eramos 6 y no terminamos la botella. Sumado a la gaseosa no gastamos ni 10 pesos por persona. De este modo no se gasta ni la mitad de lo que paga un oligarca por un vaso de cerveza en Palermo Hollywood. Hagame caso amigo, tomese un Pampero y después me cuenta, je.

sábado, 22 de mayo de 2010

Receta #2: Guaschalocro del bicentenario

Para festejar esta fecha patria el General Perón te trae una auténtica receta nacional y popular de la mano de  Roberto Argentino Diaz, mejor conocido como "El topeto Díaz", leyenda culinaria del Nor Oeste Argentino. Topeto fue siempre un militante de la cocina autóctona y entre sus conquistas está haber logrado que el 4 de Abril sea el "Día de las empanada salteñas".  Hoy en día en El Rancho de topeto y La Casa de los Diaz en Salta, se puede desgustar algunos de los mejores platos tradicionales de la cocina norteña, habiendo tenido ese placer Presidentes como Alfonsín, el Dr. Singh de India, el inefable Alan Garcia, Juan Pablo Segundo, René Favaloro y hasta Robert Duval.

El guaschalocro es una versión  del locro mucho mas sencilla de hacer, teniendo como base el choclo, siendo económica e ideal para celebrar el bicentenario.



Guaschalocro

Dice Lizondo Borda que su traducción es "locro de los pobres". En Salta lo comen pobres y ricos, y todos se chupan los dedos.

Se utilizan cinco choclos; medio zapallo criollo, 1 kg de carne de queperí (tapa de asado), sal, cebolla, comino, pimentón, ají, cebolla de verdeo.

Para este locro de choclo fresco debe usarse el choclo blanco común criollo, ocho rayas. El zapallo bueno para todos los tipos de locro debe ser criollo, de cáscara verde y áspera, pulpa amarillo huevo y consistencia arenosa, ni fibroso, ni aguachento; por experiencia propia el mejor zapallo es el de tronco más grueso y el de las zonas de climas secos del noroeste del país.

Se debe poner a hervir la carne y el zapallo cortado en cubos con un poco de caldo. Cuando está listo el cocido de carne y el zapallo, se añaden los granos de cinco choclos y se deja cocinar por un rato hasta que esté a punto. Lo ideal es que el choclo no se pase y quede mas bien durito. Se sirve con una salsita (fritanga) de grasa, cebolla y ají más pimentón.  

Se hace la  fritanga de cebolla con grasa (o aceite si se quiere), agregar ají y pimentón para volcarla durante la cocción. Una vez servido en el plato se debe servir al costado un platito con la parte verde de las cebollitas de verdeo cortada en trocitos, el perfume de la cocina norteña.  Algunos le agregan cubitos de queso de cabra, pero eso ya es cosa de oligarca.

sábado, 15 de mayo de 2010

No serás muy patriota vos?


El Restaurant El Potrillo nos invita desde las páginas de La Nación a degustar en el Bicentenario su "menu para dos patriotas". Cualquier mortal imaginaría entonces un menú con empanadas, locro, humitas, carbonada o algún otro producto típico. Pero en lugar de eso nos encontramos con una entrada no de empanadas, sino de "empanaditas", lo que denota que en lugar de una empanada hecha y derecha nos darán un engrendo en miniatura seguramente con el fin de economizar costos.  De plato principal? Asado con papas fritas! Solo que en lugar de llamarlo asado lo llaman "Trío de carnes". Mirá que hay que ser muy garca para decirle trío de carne al asado. Vos te imaginás a un gaucho diciendo trío de carnes? Curiosa elección del asado, ya que es una comida que podemos encontrar diariamente en miles de restaurantes del país y que dudosamente se pueda considerar una "comida especial por el bicentenario".  El postre es correcto, aunque carente de originalidad. Dudoso concepto de patriotismo se desprende al referirse al vino como wine.  Cual es el precio patriótico que hay que pagar por comer una empanadita, entraña con papas fritas y una rodaja de queso con dulce? 125 pesos por persona!!! Desde ya que La Cocina Nacional  y Popular rechaza enfáticamente este tipo de emprendimientos oligarcas que de patrióticos no tienen nada. 

Cualquier parecido con el Restaurant "Uy nos rompieron el orto", no es pura coincidencia.


domingo, 9 de mayo de 2010

Receta #1: Patatas Bravas del Generalísimo

Que buenos recuerdos del día que asumí la Presidencia de esta querida república. Recuerdo que el General Franco envió al acto de transmisión presidencial una delegación especial encabezada por el Almirante Salvador Moreno Fernández, en el buque de guerra "Galicia", cuyos marineros participaron en el desfile militar, luego de la ceremonia que tuvo lugar en el Palacio Presidencial.  Mas tarde cuando visité la nave recibí de las manos de Moreno la Gran Cruz del Mérito Naval. No cualquiera es condecorado con Franco, ojo papá, eh!
Esos fueron los años de oro con Don Francisco. Después por cuestiones de la vida nos distanciamos un poco, pero en ese entonces firmamos un protocolo que le permitió aumentar la ración diaria de pan, disminuyendo las posibilidades de que el régimen cayera a causa de la grave situación económica que atravesaba España. Linda mano le dí a Franquito. Terminó siendo un desagradecido, pero los peronistas tenemos grandeza y no nos arrepentimos de nada. Había que darle una mano a la hispanidad, y se la dimos señor!

La receta que les voy a pasar me la trajo la Evita de regreso de su viaje oficial a la España del Generalísimo allá por Junio de 47. Nosotros le mandamos barcos cargados de carne y trigo y ellos nos mandaron una receta de cocina. Y después dicen que los gallegos son lentos.  

Patatas Bravas del Generalísimo
Ingredientes
1 papa mediana por persona
salsa de tomate
2 ajos
1 o 2 cucharadas soperas de pimenton (no muy cargadas)
ají molido o picante a elección
1 cucharada de harina
aceite
vinagre
sal


Esta receta es muy sencilla y los ingredientes variarán de acuerdo al gusto del comensal. Básicamente se trata de papas fritas con salsa de tomate, y se pueden aplicar las variaciones que uno quiera. Con mas o menos picante o incluso con papas al horno. La versión de Franco es obviamente bien brava, como el Generalisimo mismo. Pero la cocina no es matemática (salvo quizás la pastelería) y los ingredientes no tienen que estar sí o sí. Si no hay pimentón se le puede poner ají molido, si no hay ninguno se pone cualquier otra cosa picante o en su defecto mucha pimienta. Si no hay salsa de tomate se trituran tomates, y si no hay eso se puede llegar a safar con ketchup. Lógicamente no será lo mismo, pero peor es nada.

1) pelar las papas, cortarlas en cubos, lavarlas, secarlas bien y freirlas. También se pueden cocinar en el horno fuerte sobre una fuente con aceite, dandolas vueltas a mitad de la cocción (a los 15 minutos aprox.)
2) Picar el ajo finito, mezclarlo con un par de cucharadas de pimentón y/o ají molido y freirlo unos segundos en una sarten.
3) Agregar la salsa de tomate y dos cucharadas de vinagre. Agregar una cucharada de harina y mezclar bien para que no haya grumos.
4) Servir en una fuenta las papas con la salsa en el medio. Se puede decorar con pedacitos de perejil o cebolla de verdeo.


Ideal para acompañar con cerveza mientras se planean golpes de estado como el del 43.

martes, 4 de mayo de 2010

Las 20 verdades de la Cocina Nacional y Popular

Estas son las Veinte Verdades de la Cocina Nacional y Popular. He querido reunirlas así para que cada uno de ustedes las grabe en sus mentes y sus corazones; para que las propalen como un mensaje de amor y justicia por todas partes; para que vivan felices según ellas y también para que mueran felices en su defensa si fuera necesario.

Máxima de oro de la Cocina Nacional y popular:
" Para un salame, no puede haber nada mejor que otro salame."

1) La verdadera cocina es aquella donde el cocinero hace lo que el pueblo quiere y defiende un solo interés: el del comensal.
Nada de modas light gourmet, o tacañería de ingredientes. Para el pueblo lo mejor, si señor.
2) No existe para la cocina peronista más que una sola clase de hombres: los que comen el pollo con piel y las milanesas fritas. Quien come milanesas al horno no es un comensal peronista y se merece el peor de los castigos: lomo bien cocido. Que vos le sacas la deliciosa piel crocante porque engorda? Como se nota que a vos nunca te faltó el pan en la mesa, oligarca. La comida no se tira; y menos la parte mas rica.
3) La cocina peronista es esencialmente popular. Todo restaurant de Puerto Madero es antipopular, y por lo tanto, no es un restaurant peronista.
Dejar medio sueldo para comer porciones miserables? Seremos humildes, pero no somos boludos, señó.
4) La Triple A será la base con la que cocina el peronista: Arroz, Amor y Aliño.
Con estos 3 ingredientes los orientales inventaron cientos de platos. Mucho arroz, cariño, los condimentos indicados y un poco de carne o verdura nos brindará un exquisito plato peronista, sabroso, barato y abundante. La Triple A fue y será la base del poder peronista en la cocina.
5) El peronista cocina todo por derecha, pero lo presenta por izquierda.
Siendo la derecha el sector del cuerpo que mejor manejamos y que nos identifica, la lógica indica que será la mano derecha la que usaremos para cocinar nuestros platos. La cocina del peronismo puede ser sucia y desagradable, por eso al comensal popular nunca debe permitirsele el acceso a ella. Sin embargo a la hora de servir se presentará el plato por la izquierda como tanto le gusta a esos hermosos seres que votan.
6) El asado es con mollejas. Siempre.
Cualquiera que intente convencerlo de lo contrario es un oligarca que se quiere hacer el vivo y privarlo de uno de los mayores placeres de la parrilla. Matelo.
7) En el NacionalCocinismo el trabajo es un derecho que crea la dignidad del hombre y es un deber, por lo que es justo que cada uno lave al menos el plato que ensucia.
La cocina peronista no tolera los vagos que comen sin colaborar. Querés que te demos comida sin trabajar? Pero andá a lavar los platos!, dijo El General.
8) En esta tierra lo mejor que tenemos es la Carne de Vaca.
Y a Cacho Castaña, pero no te vas a lastrar a cachito!
9) En la cocina Nacional y Popular se come de todo. Despreciar alimentos es un lujo de ricos, y por eso en el NacionalCocinismo no hay lugar para el vegetarianismo.
Fuera de los países donde el veganismo está asociado a la religión los países con mas vegetarianos son los que tienen el mayor nivel de ingreso per capita. El rico come lo que quiere, el pobre lo que puede. La cocina peronista es la cocina para todo el pueblo; aunque respetamos el derecho de cada uno a comer lo que se le antoje, mientras no nos molesten a nosotros.
10) El trabajador necesita calorías para sentarse en la silla del callcenter, la butaca del camión o el asiento del banco, por eso la cocina popular reniega de la comida light.
Que además no suele ser muy rica que digamos.
11) ¿Mayonesa sin huevo? ¿Manteca vegetal? ¿Leche y milanesas de soja? ¿Arroz con salsa en paquete? ¿Sopa Quick? El NacionalCocinismo, y el buen gusto, prohiben terminantemente semejante aberraciones.
Sin ofender, pero nos parece mucho mas saludable comer comida de verdad en lugar de esas atrocidades de la modernidad. Dijo El Pocho: "A mi no me vengan con esas cosas raras que tienen un gusto a culo terrible."
12) Calificarás a la comida por su calidad y no por su tamaño.
Hacer cantidad es muy fácil, hacer algo con calidad es mucho mas dificil.
13)Las porciones no deben dejar con hambre al comensal, pero tampoco tendrán un tamaño grotesco. Un restaurant que sirva platos pensados para compartir no es un restaurant Nacional y Popular.
La porción abundante es la mayor estafa del Oligarca hacía el trabajador. La porción será mas grande, pero el precio también. Es mas barato hacer un plato grande que dos normales, entonces el capitalista lucra mientras el trabajador se ve obligado a comer lo que le gusta al otro. Un verdadero Restaurant Nacional y popular permite que cada trabajador se pida el plato que mas le guste, se quede lleno y pague lo justo.
14) Dos ensaladas serán siempre dos ensaladas y nunca un "dúo de verdes", del mismo modo que los colchones serán siempre de resortes y nunca de vegetales.
No es justo que el trabajador necesite un diccionario cretino/español para entender que hay de comer.
15) En la Nueva Cocina los únicos privilegiados son los adultos. El niño no sabe apreciar la buena mesa y hace quilombo. No lo traiga.
Si se junta a comer con peronistas, deje al nene en casa de la tía y no moleste a los demás, por favor.
16) Pan con pan comida de zonzo.
El plato preferido de Illia.
17) En el NacionalCocinismo la escala de valores de todo peronista es la siguiente: primero las carnes, despues las pastas, y luego los postres .
¿Y vos que pretendés que coma un pueblo repleto de vacas, tanos y gordos?
18) La ensalada puede ser una buena guarnición, pero nunca será una buena comida.
Esta es tan fácil que se explica sola, dijo El General.
19) La Cocina Nacional y Popular fue creada por el Peronismo para servir al pueblo.
20) El que sirve y reparte, se lleva la mejor parte.
De algo hay que vivir...

Hijos mios, les infundo esta doctrina desde mi corazón, para que la usen como mas le plazca y cocinen desde la generosidad y la bondad de sus almas; y para que descuarticen a cualquier infeliz que se le ocurra pensar diferente.

domingo, 2 de mayo de 2010

La cocina nacional y popular

El pueblo Argentino tiene un problema: no sabe comer. Teniendo el gaucho a su disposición campo y vaca, se limitó a asar la mejor carne del mundo. ¿Y por que debería haber hecho otra cosa? Rico, fácil y barato, la solución era perfecta. Pero los tiempos pasaron y el sector popular ya no puede acceder tan fácilmente al campo y a la vaca como en los viejos tiempos. Sin embargo conserva las mañas del gaucho: trabajar lo menos posible, emborracharse, pegarle a la mujer, y entrarle al asado.

Esta dependencia de la carne provocó que el pueblo argentino se achanchara, y no hiciera como los sectores populares de otros lugares del mundo, que se la rebuscan con cualquier cosa. ¿Los franceses descubrieron el roquefort (queso con hongos) porque eran aventureros o porque estaban tan muertos de hambre que decidieron mandarse un queso podrido? ¿El higado encebollado en su origen fue un plato gourmet, o una forma de hacer comestible un corte de carne dura y con sabor fuerte? ¿La rúcula es una hoja de lujo, o un yuyo que comían los italianos del sur para no pasar hambre?

El argentino cuando tiene hambre y quiere comer algo rápido y barato come hamburguesas, panchos, milanesas o fideos con tuco.  O peor aun esos productos procesados industriales, salsas listas con solo agregar leche, sopas, sustitutos alimenticios,  sobrecargados de sal, azucar y de componentes tóxicos como el aceite hidrogenado.

Lo que pocos saben es que con la misma plata y en el mismo tiempo, si usamos un par de condimentos se puede hacer un goulash hungaro o una comida india. Mientras un paquete de 8 Hamburguesas puede salir mas de 15 pesos, hacer una Soup a L'oignon básica para 4 personas sale menos de 8 pesos y se cocina en el mismo tiempo.

Por esto es que desde este blog, con la indispensable colaboración del General Perón brindaremos recetas y consejos para poder cocinar rico, fácil y barato. Y por que no, también rico, caro, y difícil, eso es lo lindo del peronismo, que al igual que la biblia está lleno de contradicciones que a nadie parece importarle. Pero si hay una máxima en nuestra lucha será el combatir la moda capitalista de la cocina gourmet, y demostrar que se puede comer rico sin tener que gastar fortunas ni ponerle nombres idiotas a los platos.

Cerramos el primer post del blog con la memorable frase dicha en el histórico encuentro Perón-Francella: "Mi general, a comerlaaaaa".