domingo, 9 de mayo de 2010

Receta #1: Patatas Bravas del Generalísimo

Que buenos recuerdos del día que asumí la Presidencia de esta querida república. Recuerdo que el General Franco envió al acto de transmisión presidencial una delegación especial encabezada por el Almirante Salvador Moreno Fernández, en el buque de guerra "Galicia", cuyos marineros participaron en el desfile militar, luego de la ceremonia que tuvo lugar en el Palacio Presidencial.  Mas tarde cuando visité la nave recibí de las manos de Moreno la Gran Cruz del Mérito Naval. No cualquiera es condecorado con Franco, ojo papá, eh!
Esos fueron los años de oro con Don Francisco. Después por cuestiones de la vida nos distanciamos un poco, pero en ese entonces firmamos un protocolo que le permitió aumentar la ración diaria de pan, disminuyendo las posibilidades de que el régimen cayera a causa de la grave situación económica que atravesaba España. Linda mano le dí a Franquito. Terminó siendo un desagradecido, pero los peronistas tenemos grandeza y no nos arrepentimos de nada. Había que darle una mano a la hispanidad, y se la dimos señor!

La receta que les voy a pasar me la trajo la Evita de regreso de su viaje oficial a la España del Generalísimo allá por Junio de 47. Nosotros le mandamos barcos cargados de carne y trigo y ellos nos mandaron una receta de cocina. Y después dicen que los gallegos son lentos.  

Patatas Bravas del Generalísimo
Ingredientes
1 papa mediana por persona
salsa de tomate
2 ajos
1 o 2 cucharadas soperas de pimenton (no muy cargadas)
ají molido o picante a elección
1 cucharada de harina
aceite
vinagre
sal


Esta receta es muy sencilla y los ingredientes variarán de acuerdo al gusto del comensal. Básicamente se trata de papas fritas con salsa de tomate, y se pueden aplicar las variaciones que uno quiera. Con mas o menos picante o incluso con papas al horno. La versión de Franco es obviamente bien brava, como el Generalisimo mismo. Pero la cocina no es matemática (salvo quizás la pastelería) y los ingredientes no tienen que estar sí o sí. Si no hay pimentón se le puede poner ají molido, si no hay ninguno se pone cualquier otra cosa picante o en su defecto mucha pimienta. Si no hay salsa de tomate se trituran tomates, y si no hay eso se puede llegar a safar con ketchup. Lógicamente no será lo mismo, pero peor es nada.

1) pelar las papas, cortarlas en cubos, lavarlas, secarlas bien y freirlas. También se pueden cocinar en el horno fuerte sobre una fuente con aceite, dandolas vueltas a mitad de la cocción (a los 15 minutos aprox.)
2) Picar el ajo finito, mezclarlo con un par de cucharadas de pimentón y/o ají molido y freirlo unos segundos en una sarten.
3) Agregar la salsa de tomate y dos cucharadas de vinagre. Agregar una cucharada de harina y mezclar bien para que no haya grumos.
4) Servir en una fuenta las papas con la salsa en el medio. Se puede decorar con pedacitos de perejil o cebolla de verdeo.


Ideal para acompañar con cerveza mientras se planean golpes de estado como el del 43.

No hay comentarios:

Publicar un comentario