domingo, 27 de junio de 2010

Receta #3: Banana con queso, un desayuno montonero.

El clásico desayuno Peronista consiste en café o te con tostadas, mermelada, dulce de leche y manteca. También se puede agregar un ocasional churrinche o medialuna de grasa, pero nada de quesos light o cosas raras que poco tienen que ver con el Peronismo. A veces uno cuando va a hacer los mandados al supermercado se encuentra con gente que le dice "Eh General usted es un cerrado pruebe el Finlandia que no muerde!" Y nada mas alejado de la verdad, el General prueba todo. Peronista no es aquel al que no le gusta el queso Finlandia, sino el que prueba y no le gusta.

De este modo llegó a mi conocimiento un particular desayuno que trajeron los Montoneros de Cuba. El General Perón es un gentilhombre, y antes de mandar a fusilar a una persona pregunta que quiere desayunar. "Podrán acusarme de asesino, pero nadie podrá decir que El General Perón dejaba a los suyos con la pancita vacía" (Cañuelas 1973).

Este desayuno montonero tarda en hacerse lo mismo que una tostada, da mas energía y calcio, pero engorda menos. No solo puede usarse como desayuno, sino también como entrada e incluso como postre.

Desayuno Montonero: Banana con queso


La forma tradicional de hacer esto es poniendo un pelín de manteca o aceite en una sarten. Muy poquito, simplemente para que no se pegue. Si usted tiene una sarten de buen teflón no necesita ponerle nada, pero en ese caso usted seguramente sea un infame oligarca, en cuyo caso le deseamos la muerte. Se corta la banana al medio y se la pone en la sarten apoyando sobre la parte curva. El fuego no tiene que estar demasiado fuerte. A medida que se cocina se comienza a ablandar, y este es el momento para ponerle un buen queso mantecoso, muzzarella, de cabra o el que usted prefiera. Se espera un minuto a que se derrita el queso, se saca con un espatula y listo, a la mesa. .

Una alternativa a esta receta es hacerla junto con cebolla frita. Se pone un poco de manteca, se corta la cebolla en aros o trozos grandes  y se cocina a fuego medio por 15 minutos poniendole abundante azucar un poquito de pimienta y un toque de vinagre. Se puede poner al costado de la banana o encima o por debajo del queso.

Otra forma es hacer la misma receta, pero al horno. Se pone aceite en una bandeja las bananas enteras, cuando empiezan a ablandarse se pone encima el queso. Lo bueno de este método es que permite gratinar el queso en el horno dandole mas onda, o "creando una textura interesante", como dirían  los oligarcas.

Tras este sabroso y energético desayuno usted estará listo para salir a tirar bombas y asesinar a todo aquellos oligarcas que para su correcto juicio, no merecen vivir.




3 comentarios:

  1. otra buena que tweeteo el otro dia narda es:
    banana hervida hasta que apenas se abra+abrir cascara+azucar rubia+manteca o mascarpone+ canela. Si va de postre puede sumarsele nueces y o helado.

    ResponderEliminar
  2. Corrijo la apreciación y la antigüedad, yo suelo comer (aún) banana con queso ¡¡¡ Y DE RALLAR !!! aproximadamente desde 1950... mucho antes que los Montoneros existieran.
    A mi padre le encantaba comer mandarinas con pan...
    Alberto
    Villa Urquiza

    ResponderEliminar
  3. Corrijo el consumismo.Conosi hace años un vecino q se tragaba la banana entera por....Sus padres lo llamaron Carlos,hoy el se hace llamar Carla...

    ResponderEliminar