domingo, 27 de junio de 2010

Receta #3: Banana con queso, un desayuno montonero.

El clásico desayuno Peronista consiste en café o te con tostadas, mermelada, dulce de leche y manteca. También se puede agregar un ocasional churrinche o medialuna de grasa, pero nada de quesos light o cosas raras que poco tienen que ver con el Peronismo. A veces uno cuando va a hacer los mandados al supermercado se encuentra con gente que le dice "Eh General usted es un cerrado pruebe el Finlandia que no muerde!" Y nada mas alejado de la verdad, el General prueba todo. Peronista no es aquel al que no le gusta el queso Finlandia, sino el que prueba y no le gusta.

De este modo llegó a mi conocimiento un particular desayuno que trajeron los Montoneros de Cuba. El General Perón es un gentilhombre, y antes de mandar a fusilar a una persona pregunta que quiere desayunar. "Podrán acusarme de asesino, pero nadie podrá decir que El General Perón dejaba a los suyos con la pancita vacía" (Cañuelas 1973).

Este desayuno montonero tarda en hacerse lo mismo que una tostada, da mas energía y calcio, pero engorda menos. No solo puede usarse como desayuno, sino también como entrada e incluso como postre.

Desayuno Montonero: Banana con queso


La forma tradicional de hacer esto es poniendo un pelín de manteca o aceite en una sarten. Muy poquito, simplemente para que no se pegue. Si usted tiene una sarten de buen teflón no necesita ponerle nada, pero en ese caso usted seguramente sea un infame oligarca, en cuyo caso le deseamos la muerte. Se corta la banana al medio y se la pone en la sarten apoyando sobre la parte curva. El fuego no tiene que estar demasiado fuerte. A medida que se cocina se comienza a ablandar, y este es el momento para ponerle un buen queso mantecoso, muzzarella, de cabra o el que usted prefiera. Se espera un minuto a que se derrita el queso, se saca con un espatula y listo, a la mesa. .

Una alternativa a esta receta es hacerla junto con cebolla frita. Se pone un poco de manteca, se corta la cebolla en aros o trozos grandes  y se cocina a fuego medio por 15 minutos poniendole abundante azucar un poquito de pimienta y un toque de vinagre. Se puede poner al costado de la banana o encima o por debajo del queso.

Otra forma es hacer la misma receta, pero al horno. Se pone aceite en una bandeja las bananas enteras, cuando empiezan a ablandarse se pone encima el queso. Lo bueno de este método es que permite gratinar el queso en el horno dandole mas onda, o "creando una textura interesante", como dirían  los oligarcas.

Tras este sabroso y energético desayuno usted estará listo para salir a tirar bombas y asesinar a todo aquellos oligarcas que para su correcto juicio, no merecen vivir.




sábado, 12 de junio de 2010

Vino tinto para todos!

Un rico vino es el complemento ideal para la mayoría de las comidas, y por supuesto que no puede estar ausente en la alacena de un cocinero nacional y popular.

"Pero General, como va a pedirle al trabajador que compre vino, los buenos tienen precios para nada populares." puede llegar a pensar alguno. Comapañeros, que no los engañen esos capitalistas oligarcas! Los trabajadores también podemos disfurtar del plcer de un  buen vino! Es cuestión de hacer un par de cuentas para descubrir que cenar con vino no es tan caro como parece. A continuación una pequeña introducción al vino para los compañeros que no están muy familiarizados con sus consumos.

Hoy en día hay tres grandes categorías de vinos.Los de menos de 10 pesos son vinos que normalmente no se producen con el metodo tradicional (alcohol producido por la fermentación de uvas) sino que agarran jugo de uva y le mandan alcohol a lo bruto. También entra en esta categoría los vinos pateros, y algunos de grandes bodegas de baja calidad. Por este motivos estos vinos como el Resero suelen tomarse frío y posiblemente cortados con soda, para atenuar el fuerte sabor. También se pueden usar para cocinar, eso sí que sean de botella al menos sino se les va a arruinar el guiso. Dentro de esta categoría se destacan el Lopez y el Bianchi, que a pesar de su precio se pueden tomar tranquilamente solos.

La segunda gama es la que nos interesa a nosotros, los vinos de 12 a 50 pesos son vinos ricos, bien elaborados y a un precio razonable.  Los vinos de mas de 50 pesos ya corren en la categoría premium y es cosa de oligarcas. La diferencia entre un vino de 50 pesos y uno de 100 normalmente es una sutileza que sólo puede distinguir alguien entrenado para hacerlo, por lo que no se justifica la diferencia de precio para el 90% de los mortales. El peronista cuando toma vino, quiere tomar vino, no romperse la cabeza intentando encontrarle gusto a piedra o a frutos del bosque levemente maduros en un día soleado de primavera.

Es muy caro tomar vino? Depende. Una familia tipo puede gastar $7.50 de Coca Cola por comida. En lugar de eso dele de tomar agua al niño que es mas sano, y tomese un vinazo con su señora. En una cena de mitad de semana no se toma tanto, entonces una rica botella de $15 puede rendir dos cenas y costar lo mismo que la imperialista gaseosa. Recomendados? Es cuestión de gustos, pero el Marcus Merlot a $13 pesos es un negoción. Al igual que el Calia Alta, Estiba I o Postales del Fin del mundo todos a menos de $20. Por unos pesos mas está el Alta Vista Reserva que lo hará quedar bien en cualquier mesa. Si quiere hacer un regalo el Luigi Bosca Malbec es un clásico que a pesar de salir mas de 50 pesos sigue manteniendo una gran relación precio calidad. Entre los vinos blancos el Novecento Chardonay es una buena compra por $13.

Como reconocer si un vino es bueno si no conocemos la marca? Una buena idea la dará la etiqueta. Los vinos buenos no suelen tener nombres marketineros, etiquetas coloridas y llamativas ni nos invitan a disfrutarlos con amigos. La principal diferencia de calidad en vinos está en la madera. Si no dice nada, no tiene. Si dice madera, significa normalmente que le tiraron astillas de madera al barril de acero donde se guardaba el vino. Si dice barrica de roble, ahí si que se almacenó en un barril de madera. Y luego de esto podrá indicarse 3, 6, 12 o mas meses de guarda en estas barricas. Cuanto mas tiempo haya pasado mejor, por supuesto. Una buena idea es ir a una vinería y comprar algo de una "bodega boutique". Estas bodegas tiene productos de calidad, pero al no tener una marca de peso muchas veces guardan una buena relación precio calidad. Imprecindible asegurarse la recomendación del vendedor eso sí.

Que vino se toma con que comida? El que a ustede le guste. Hay maridajes y combinaciones que suelen quedar bien, pero si a usted le gusta comer el asado con vino blanco, adelante. Lo aconsejable normalmente es comer las comidas pesadas con vino tinto y las mas livianas con vino blanco. Las carnes rojas suelen ser aliadas del vino rojo y las carnes blancas suelen ser aliadas del vino blanco, regla sencilla si las hay. El salmón y el atún por ejemplo que son pescados grasosos quedan perfecto tanto con un blanco como con un tinto.

Hay que tener en cuenta un detalle con el vino tinto: la creencia común es que el tinto se debe tomar a temperatura ambiente. Y esto es cierto, pero se debe tomar a la temperatura ambiente de los castillos franceses, no del verano argentino! En invierno normalmente no habrá problema, pero si se toma un vino tinto a temperatura ambiente en los meses de verano estará demasiado caliente y no será del todo rico. La temperatura ideal para tomar un vino tinto normalmente ronda entre los 15 y 18 grados.

Otro tema a tener en cuenta es el "aireado". Si se puede conseguir un decantador (o un florero lindo) es buena idea colocar allí el vino un ratito antes de la cena. Al airearse el vino se resaltan sus aromas y se suaviza su aspereza. Es por esto que es importante hacer este procedimiento con los vinos que cuestan menos de 50 pesos, ya que realza notablemente su calidad. En cambio con los vinos bien caros, con destapar la botella un ratito antes alcanza. Al ser de mayor calidad no tienen un sabor tan fuerte, y de ponerlos en un decantador de boca ancha se perdería una parte importante de su sabor.

Por su mayor complejidad el vino tinto suele destarcar mas que el blanco y es por esto que hay mas vinos tintos de 200 pesos que vinos blancos de ese alocado valor. Sin embargo las mujeres suelen preferir este último ya que al ser mas dulce se toma mas facilmente. Una buena idea para introducirlas al tinto, porque convengamos que los peronistas no tomamos vino blanco, es con los vinos rosados. Son fáciles de tomar, suelen ser baratos y combinan con casi todas las comidas. Luego la escala de vinos tintos de mas suave a mas fuerte es: Syrah, Pinot Noir, Merlot, Malbec, Cabernet. Por último, si quiere un vino peronista, acudao a la bodega San Huberto o El Velazco, el nuevo nombre de los vinos de ese hijo pródigo peronista que es Carlos Menem. Tendrán un gusto de mierda terrible, pero para un peronista no hay nada mejor que otro peronista, no?

lunes, 7 de junio de 2010

Pampero, Ron Venezolano para combatir el Capital.

Al General Perón hay algo que lo pone de muy mal humor: que le den de tomar Ron Bacardi. Bebida capitalista si las hay! Se la arrebataron al pueblo cubano y la comercializan desde Miami a todo el mundo. Venden a precios carísimos una bebida de calidad mediocre, se indignaba el Generalisímo, digo el General, (los milicos golpistas fanáticos de Mussolini se me confunden vió).

¿Que pasaban entonces? Los chupamedias del General procuraban conseguirle enseguida el Ron Nacional y Popular por excelencia, el Habana Club, un Ron fabricado por el Estado, de calidad y cuyos ingresos van destinados en buena parte al pueblo Cubano. Grave equivocación! A quien se le ocurre darle a Perón una bebida producida por los comunistas? Pero vos estás loco? "Bueno pero el Che Guevara fue un revolucionaro anti imperialista como Perón", afirmaban algunos de sus mas fieles asistentes. Ante esto El General simplemente respondería que "La guerra de guerrilla es más vieja que mear en los portones”, para dar por terminado el tema y dejar cortesmente la bebida de lado. Algunos sugirieron que quizás sea del agrado del General el también Cubano Negrita, que a 35 pesos posiblemente sea el Ron mas barato, de los aptos para el consumo humano, claro. Pero este tampoco era aceptado. Hay que recordar que al ver una foto de Cooke vestido de Guerrillero cubano Perón exclamó "este hombre ha dejado de ser peronista". Nada de Ron cubano para El General.

La solución vino de la socialista Venezuela de Chavez. Militar, elegido democráticamente, anti imperialista, nacionalista, autoritario, defensor de las clases populares y enemigo de los medios, un tipo que podría tranquilamente juntarse a matear con Perón. Por lo menos en algún momento. Desde estas tierras llega el Ron Pampero, nombre Nacional y Popular si los hay! Lo que resalta de este ron es que es menos dulce que el Havana Club, lo que lo hace ideal para tragos dulces como el Ron con Coca. Tiene tan buena calidad el Pampero Blanco que su precio es mayor que el Pampero dorado (mas dulzón) cuando normalmente suele darse lo contratrio con la mayoría de los rones. Su precio ronda los 48 pesos, igual que el Havana, pero a nuestro paladar es de una calidad y sabor netamente superior. El Negrita si bien es mas barato, es mucho mas dulce que estos dos, y hace que el Cuba Libre resulte demasiado empalagoso, mejor dejarlo para flambear panqueques.

Usted, amigo lector, seguramente se preguntará: Perón tomaba Coca Cola? No es una bebida imperialista? Claro que es una bebida imperialista! Pero El General tiene su corazoncito con el pueblo, y es innegable que al pueblo argentino le gusta la Coca Cola. Lo que es bueno para el pueblo es bueno para El General. Ahora, no le vayas a traer una Pepsi porque se arma.

- General, no le parece excesivo pedirle a un obrero que pague 50 pesos por una bebida espirituosa? Arriesgó un periodista con evidentes ánimos suicidias.

-Pero claro que no hombre, respondió el General. Fijese que el fin de semana pasado nos juntamos con unos camaradas del Ejército a tomar unos copetes, eramos 6 y no terminamos la botella. Sumado a la gaseosa no gastamos ni 10 pesos por persona. De este modo no se gasta ni la mitad de lo que paga un oligarca por un vaso de cerveza en Palermo Hollywood. Hagame caso amigo, tomese un Pampero y después me cuenta, je.