viernes, 8 de abril de 2011

¿Que gusto tiene la sal?

Los platos tradicionales de la cocina popular Argentina como la milanesa con papas fritas, las costillitas a la riojana y hasta el clásico matambre con rusa corren serio peligro. ¿Que sucede? Resulta que Evita se fue a visitar a la tía a Santa Teresita y El General se quedó solo. Perón, muy turro, contrató Fibertel sin que lo supiera la Presidenta de todos los Argentinos y Argentinas, para así tener acceso a las cámaras exclusivas de Gran Hermano, donde se pasa varias horas por día hinchando por el cordobés. Tan compenetrado está Perón con el programa de Pelufo que ni tiempo de cocinar tiene, entonces recurre a la rotisería, ¿Y que pasa? Te mandan la comida sin sal viejo!!

Esta siniestra costumbre se está volviendo cada vez mas habitual no solo en rotiserias, sino también los barcitos donde se almuerza en microcentro y hasta en algunos restaurantes. Uno va a pedirse un buen sandwich de milanesa y el vendedor obligatoriamente pregunta "con sal?" Y si! Como voy a comer la comida sin sal, no estoy enfermo!! Parece que ahora la sal ingresó al eje del mal junto con los fritos y las carnes rojas y consumirla es pecado. Pero sabés que pasa papá, como dijera Luca Prodán, yo estoy al derecho, dado vuelta estás vos!

La sal fue, es y será un complemento que la gente normal le pone a la comida para darle sabor. Lo normal es ponerle sal a la comida. La gente que no come sal es porque tiene problemas de salud y debe cuidarse, pero esos son una excepción, la gente común no tiene razón alguna para comer un sandwich de milanesa sin sal. Entonces el tipo que está enfermo es el que tiene que pedir por favor que no le pongan sal a su comida, el otro 99% de la población tiene que poder comer sus alimentos tal cual como salen de la cocina. No nos traten a todos como enfermos ni nos hagan pensar que es malo comer con sal. El raro es el que se tiene que cuidar, la gente sana puede comer de todo de forma balanceada. Lo normal es que la comida venga con sal y que el que no la quiere pida que le hagan un plato especial. Hagan milanesas sin sal para los hipertensos,  pero denselas al que la pida, no al revés!
(sigue después del salto)



Estamos hablando de ponerle sal a una milanesa gente! No de comer grasa con cuchara! Como algunos tienen problemas de presión también hay celiacos, diabéticos y montones de otras personas con restricciones alimentarias. ¿Que nos van a preguntar en el futuro si nuestro submarino lo queremos con leche de verdad o leche de soja? ¿Si el bizcochuelo lo querés con azucar o con harina sola? ¿Si queremos agua común o baja en sodio?

Porque sabés que pasa, no es lo mismo una comida cocinada con sal que cuando se la agrega tras la cocción. La sal interactúa con el alimento y el agua, provoca el intercambio de fluidos y genera que el producto terminado sea distinto. En otros casos como al cocinar carnes o pollo al horno la sal ayuda a formar esa costra crocante que tanto nos gusta a los muchachos peronistas.

En definitiva por seguir estas modas idiotas que impone el imperialismo norteamericano se termina perjudicando a millones de compañeros peronistas. No nos importan sus preocupaciones rídiculas, dejennos comer tranquilos y vayanse con su manteca vegetal y sus salchichas de soja a otro lado, oligarcas! Los inmigrantes italianos y españoles siempre comieron comida salada y calórica y así llegaron a viejos.  La sal es un ingrediente fundamental de las comidas y un buen cocinero debe saber utilizarla correctamente.  Se puede usar sal fina, gruesa, de mar, salmuera, aplicarla con "pinceles" de romero, en distintos momentos de la cocción, en mayor o menor cantidad ... Si yo voy a tu restaurant y al plato que me servís tiene poco gusto por faltarle sal, es porque no sos un buen cocinero. No nos dejemos mal acostumbrar, un tipo que cocina bien sirve la comida con la sal justa, ni poca ni mucha, el plato debe estar perfecto para ser consumido. Y al que no le gusta que se vaya a cenar al hospital.

No hay comentarios:

Publicar un comentario