martes, 11 de octubre de 2011

La mala educación alimenticia.

 Ocho de la mañana, tren Roca una nena de unos 10 años desayuna cucharadas de helado que saca de un pote de un kilo. La nena no está sola, fuera de cuadro está el hermano, gordito como ella, en frente está sentado el padre quien cada tanto pide el pote para comer unas cucharadas y luego devolverlo a la pequeña.

La escena lejos de ser la excepción, es la norma, e ilustra los hábitos alimenticios de las clases populares. Cualquiera sabe que no es buena idea que un chico desayune helado. Mucho menos comer porciones ilimitadas desde un tacho gigante, y menos aún si   el niño presenta problemas de sobrepeso.

Lamentablemente en Argentina los pobres no saben comer y nadie les enseña. El pobre argentino suele comer comidas calóricas y con pocas vitaminas: patys, salchichas, papas fritas, helados, pasta, pizza, carne o algún guiso con carne. El resultado: somos uno de los pocos países del mundo con pobres gordos. La obesidad es una de las enfermedades que mas muertes causa en occidente, genera problemas de presión, corazón, gastrointestinales, etc. Sumado a que normalmente se consumen muchas calorías pero con poca variedad de vitaminas, estos hábitos alimenticios resultan en una baja de la espectativa de vida de las clases populares.

La solución debe venir de un cambio de las políticas educativas, enseñar nutrición y cocina desde las escuelas. Solo así se podrá mejorar la calidad de vida de millones y prevenir enfermedades y muertes evitables.

2 comentarios:

  1. No es cierto que seamos uno de los pocos países con pobres gordos, dado que la obesidad puede estar provocada por la desnutrición o mala alimentación del feto y del niño en los primeros años de vida. Por algún proceso físico-químico esos cuerpos tienen facilidad para ser obesos.
    Además los pobres solo pueden acceder a comidas ricas en grasas de mala calidad y pobres en nutrientes de alto valor biológico. Por lo que la obesidad es un problema mayoritario de las clases bajas. Diagnositcado como problema social para muchísimas asociaciones que luchan contra esta enfermedad.
    Saludos peronistas.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el comentario, es cierto que en occidente hay muchos pobres gordos. En EEUU pasa eso, viven a pollo frito mientras los ricos comen ensalada de camarones. En cambio en paises como china, india, francia o turquía los pobres te comen las espinas del pescado, los hongos, y las entrañas del cordero. Es todo cuestión de educación y ampliar los gustos de las distintas culturas.

    ResponderEliminar