lunes, 9 de julio de 2012

Receta # 12: Scioli con papas. El pollo de Kirchner está en el horno.

Ese es mi pollo! Dijo Néstor Kirchner el día en que Daniel Scioli arrasó en las elecciones bonaerenses accediendo a la gobernación en reemplazo del hasta entonces kirchnerista Felipe Solá. Scioli, Vicepresidente de ese primer gobierno histórico de ÉL, no sabía nada de la Provincia ya que toda su carrera política la hizo en Capital, donde pensaba competir contra Macri. Pero Néstor lo mandó igual, necesitaba a su pollo en la Provincia, Danielito agaró e hizo lo que pudo.  Pero claro, Scioli es uno de esos políticos cáscara como Macri y De Narvaez, una vez que ganan la elección no se les cae una idea para gobernar. Y así la Provincia de Buenos Aires está en llamas y el pollo de Kirchner está en el horno. En su honor esta sencilla receta:

Pollo K al horno con papas

El pollo al horno con papas es un plato tan rico que quienes no saben cocinar se piensan que hay que ser un gran chef, cuando es una reverenda pavada. Hay que ser muy bruto para arruinar un pollo al horno. Pero claro, siempre se le puede poner un poco de onda. Para empezar hay que meter la mano entre la piel y la carne de la pechuga y ponerle un poco de sal, pimienta y hierbas (ajo y perejil, tomillo, romero, lo que quieran). Volvemos a acomodar la piel, y salamos nuevamente. Luego es muy buena idea juntar un puñado de vegetales y ponerlo en la cavidad interna del pollo. Una buena combinación es cebolla, apio y zanahoria, pero también pueden probar con puerro, hongos y panceta; zucchini, morrones y ajo, o lo que tengan a mano. La idea es que los vegetales le den sabor al pollo, y que los jugos del pollo  a su vez le den sabor a los vegetales.

La cocción es muy sencilla, aproximadamente una hora  de horno (al estar "relleno" tarda mas), a 180 grados hasta que la piel esté bien crocante. Pocas cosas en el mundo son mas ricas que un pollo con la piel crocante, para esto es importante no poner el pollo directamente sobre la asadera sino sobre la rejilla (con la asadera abajo para no hacer un enchastre en el horno, por supuesto).

El único problema de la cocción del pollo es que la pechuga se cocina mas rápido que el resto y quedan secas. Para evitar esto una opción es cocinar el pollo al revés, con las pechugas para abajo, cosa que se beneficie con los jugos de la cocción. Se deja así la primera media hora y luego se da vuelta para lograr una piel crocante. Otra alternativas quizás mas sencilla es que en medio de la cocción se  retire el pollo del horno y se inyecte en las pechugas (con una jeringa común) un poco de jugo de limón, de naranja o caldo.

Para las papas, vamos a pelarlas y cortarlas en rodajas de un dedo de grosor. Aceitamos una bandeja, ponemos las rodajas, vertemos un poco de aceite sobre cada rodaja y luego ponemos una mezcla de queso rallado, pan rallado y perejil. Llevar al horno junto al pollo, e ir controlando, deben quedar crocantes, pero no quemadas. Normalmente tardan 40 minutos aproximadamente.

Una vez listo, se sirve el pollo con las papas, los vegetales, y se lo devora con gusto, tal como hará la interna de la provincia de Buenos Aires con nuestro compañero gobernador.

3 comentarios:

  1. Excelente receta, sugiero acompañarlo con un puré de Schocklender

    ResponderEliminar
  2. Y un picadillo de padre de Schocklender ni te cuento.

    ResponderEliminar
  3. Puede ser, pero habría que pegarle un golpe de horno porque debe estar medio feo ya.

    ResponderEliminar