martes, 12 de junio de 2012

Receta # 11: Sopa Boudou, una rica sopita de zapallo.


 " Con un poco de peronismo hacemos que cualquier zapallo mediocre se vuelva muy rico en muy poco tiempo. 
Juan Domingo Perón. Las Cañitas 1945"

 La sopa es un plato normalmente menospreciado. Seguramente algo tenga que ver la influencia de la peronista Mafalda y su conocida aversión por el plato. Sin embargo la sopa es claramente una comida popular, es barata, fácil de hacer y llena  la panza en los meses fríos. En nuestro país el pueblo está acostumbrado a las porciones gigantes. Un plato grande es sinónimo de un plato bueno para la mayoría de esa gente linda que vota. Sin embargo en lugares como Francia o Italia, en lugar de comer un plato gigante, se comen varios platitos mas pequeños. Esto tiene varias ventajas: 1) La pausa entre alimentos hace que nos saciemos mas rápido y comamos menos, ya que el cuerpo tarda varios minutos en darse cuenta que uno está lleno. 2) Varios platos equivale a probar mas cosas ricas. 3) La sopa es mas barata y tiene menos calorías que el 90% de los platos principales que comas. Además es diuretica, por eso los chinos comen con té caliente y toman tanta sopita, y mirá lo flaquito que están los pibe, papá!

Con el fresquete de estos días todos buscamos comer algo rico y calentito, y por eso nada mejor que esta sopa de zapallo, rica, fácil y económica. Para arrancar necesitamos una olla mas o menos gruesa, no hace falta que sea una Essen pero tampoco las finitas de aluminio. Picamos una cebolla grande y la ponemos a saltear en un poco de aceite de oliva. Cuando empieze a transparentarse agregamos el zapallo cortado en cubitos, un poco de manteca, ajo picado, sal y pimienta. Revolvemos un poco, bajamos el fuego y ponemos la tapa. A los 5 minutos revolvemos de nuevo, y a los 10/15 minutos el zapallo ya tendría que estar blandito. La idea de cocinarlo así es darle mucho mas sabor que el que tendría si lo hervimos.

Llega entonces el momento Boudou de la receta: mediante las prácticas peronistas vamos a hacer que un zapallo se vuelva muy rico. ¿Como? Muy fácil, con nuestros queridos lácteos que tanto abundan en nuestra patria y cuyos precios tan poco han subido según el INDEC. Dos cucharadas de queso crema, un chorrito de crema, una linda cucharada de manteca y abundante parmesano rallado es una combinación ganadora.  Si querés le podés poner un poco de tomillo o eneldo, que queda muy bien. También se puede usar queso fresco, Mar del Plata, Chubut  o el que halla en la heladera. Si lo quieren hacer mas liviano o les falta algún ingrediente no hay problema. Procedemos entonces a cubrir la preparación con leche y procesar con la minipimer. Esto es importante porque la minimiper quiebra que se yo del almidón y la cadena de proteinas o lo que sea, pero la cosa es que te queda re cremoso. Si le dás con un pisapapa no te queda igual pero ni a palos. Volvemos a poner la preparación en el fuego unos 15 minutos, mientras hacemos unas tostadas, o croutons, como le dicen los chetos Amado.

Para las tostadas cortamos un pan tipo flautita a la mitad, y luego cada mitad la cortamos en tres a lo largo, cosa que nos queden 6 tiritas. Las ponemos en una bandejita, le tiramos dos chorritos de aceite, pimienta y si se quiere alguna hierba seca como perejil o tomillo. Cinco minutos en horno al palo en función grill, y listo. Servimos la sopa, ponemos un par de pancitos encima y a comerla!

Sopa Boudou a la Ciccone: Si como nuestro Amado Vicepresidente a ustedes le gusta lo bueno, tienen que terminar esta receta con broche de oro, agregandole a la preparación al momento de ser llevada a la mesa una rodajita de "beurre rouge".  Esta manteca roja es muy fácil de hacer y se puede guardar en el freezer varios meses.   Esta versión es la que el celebre peronista Anthony Bourdain, solía usar en su restaurante de Park Avenue en NY, donde Amado gusta cenar junto con otros sufridos representantes de los sectores mas humildes de nuestra nación.  La beurre rouge se hace picando una echalotte y poniendola en una ollita a fuego alto con 110 ml de vino, hasta que este casi se evapore. Luego se deja enfriar, se agregan 225 g de manteca, sal, pimienta y una ramita de perejil. Se procesa en la minipimer y voila. La pasta que queda la ponés a que se enfríe un poco en la heladera, y luego la pasas a un papel film y la amasas como plastilina para hacer un chorizo de 3x 20cm aproximadamente. Se guarda en el freezer y cuando se necesita se corta un disco y se vuelve a guardar el resto.

Una vez servida la sopa en el cuenco, le ponemos un disco de beurre rouge, un poco de pimienta, y el toque distintivo de Amado: unas gotitas de aceite de trufa blanca. La trufa es una especie de hongo y es el alimento mas caro del mundo. Una trufa grande puede salir tranquilamente 50.000 dólares. El aceite de trufa es la versión Nac&Pop, y no tiene NADA de trufa, sino que es aceite de oliva aromatizado, pero muy sabroso de todos modos. Queda muy rico por unos módicos US$50 la botella chiquita. Un gustito que cualquier peronista auténtico se puede dar. Y digo peronista aútentico porque si sos peronista militás en la Cámpora, si militás en la Campora te hacen entrar de toque a AFIP, ANSES o el Banco Central y pasas a cobrar sueldos de cinco o diez mil dolares mensuales que garpa el pueblo para premiarte por tu sacrificio por los humildes. Coma tranquilo compañero, usted se lo merece!

"Uy, arroz con pollo, me quiero matar! OK don't worry Amado, vos
poné la cara de nabo de siempre y hacé que sos re Nac&Pop, yeah yeah yeah!"*

*N. de la R.: Recientes estudios científicos afirman que aun cuando piensa Amado rockea.

miércoles, 6 de junio de 2012

¿Que te pasa empanada, estás nerviosa?

Cuando salimos a comer afuera o pedimos delivery esperamos comer algo rico. Si te pedís una pizza, un plato de pasta o una suprema a la Maryland, es muy dificil que no esté buena. De hecho, las típicas confiterías porteñas suelen tener esos tres platos en el menú con una calidad relativamente buena. Vos sabés que si en Buenos Aires te pedís una suprema a la Maryland rara vez vas a salir decepcionado. Un lugar tiene que ser muy malo como para arruinar unos tallarines a los cuatro quesos.

Un caso totalmente distinto se da con las peronísimas empanadas, plato nacional y popular si los hay, pero que en la gran mayoría de los comederos porteños suele ser una verdadera porqueria. La masa suele ser una cosa blanda e insipida, y el relleno una pasta de ingredientes indefinidos y con poco o nada de jugo. El sabor brilla por su ausencia, o es tapado por el exceso de comino y aceituna. Lo mas indignante es que las peores empanadas son precisamente las que hacen en las "casas de empanadas". El Noble Repulge, La Tercera Docena, Solo Empanadas, Empanada Gourmet, una peor que la otra. ¿Tenés un local que vende un solo producto y es una porquería? Varón, agradecé que los compañeros gobiernan hace mas de 10 años, sino vos estarías en la calle.

En las pizzerias antiguas las empanadas pueden llegar a zafar, y generalmente es en las parrillas donde encontramos las mejores, ya que usan la carne que les sobra, y por lo menos le ponen bastante. Vos fijate que 9 de cada 10 empanadas caseras son mejores que las empanadas compradas, cosa que no pasa pero ni a palos con la el helado, las facturas, la pizza, el sushi o los bombones. La gente te dice "no sabes las pizzas que hacen ahí, el sandwich de bondiola que se come en esa parrilla, lo gigantescas que son las milanesas de acá".  Muy rara vez escucharemos decir "tenés que venir a casa no sabés las empanadas que pedimos!". Si, todos tienen alguna empanadería preferida. ¿Pero de los 50 lugares con empanadas que hay por barrio, cuantos buenos hay? ¿Uno, dos? Es muy poco.
  (sigue)