jueves, 21 de noviembre de 2013

Esparragos, esparragos, se sirven en la mesa.

Si bien los científicos todavía no han podido comprobar si los Espárragos efectivamente resaltan nuestra belleza o si son los preferidos de la tía Teresa, el equipo de investigadores de La Cocina Nacional y Popular si pudo confirmar que se trata de un producto de temporada. A unos $45 el kilo a priori el espárrago no parecería ser un producto popular pero la realidad es que los paquetitos salen unos 20 pesos y son bastantes rendidores, alcanzando tranquilamente para la guarnición de 4 a 6 platos, o para hacer hasta 8 brusquettas de entrada.

¿Como prepararlos? La etiqueta de los que venden en Coto sugiere hervirlos y luego comerlos con mayonesa, vinagreta o en su defecto con huevo duro y jamón. Yo sugiero hervir vivo al que puso eso en la etiqueta. ¿Huevo duro y jamón? Te faltó ponerle salsa golf y decorarlo con hojas de lechuga y me estás dando un plato de la época de Alfonsín. Recordemos que en esa nefasta época el vino se dividía en tinto, blanco y de damajuana, gracias a dios vino el compañero Menem que de la mano de su magnífica y nunca bien ponderada bodega logró cambiar el paladar de los argentinos y sacar el pueblo de los infiernos de la ensalada rusa para llevarlo a las bondades de la suprema Maryland. Claro que después tuvo que cambiarle el nombre a la bodega y ponerle San Huberto ya que nadie le compraba un vino pero ni a palos debido a la ola de sangre y muerte que provocó, pero bueno, ese es otro tema.

Hervir los espárragos destruye su textura crocante y le quita sabor, además de las vitaminas, minerales y todas esas porquerías. ¿Vos después querés que el pibe te coma los vegetales? Daselos crocantes y con sabor en lugar de blandengues e insipidos!

Si querés los podés blanquear dos minutos en agua para que queden mas tiernos. Pero un toque nomás, mas de 5 minutos y los arruinás para siempre. Si son de buena calidad  y te cabe una textura mas rústica podés saltar este paso. Se pueden hacer al vapor, a la plancha, a la parrilla o al horno. Fritos en tempura también son un golazo. Para empezar hay que cortarles el tercio inferior del tronco que suele ser demasiado fibroso y duro. De hecho lo podés romper directamente con la mano, se quiebran solos  en el lugar donde tenés que cortar, es una pavada. Después yo los paso por manteca y/o aceite de oliva + sal, pimienta y si se quiere alguna hierba o unos peperoncinos. A fuego fuerte en plancha o parrilla se hacen en 10 minutos, los servís con un chorrito de oliva como acompañamiento de carnes, o incluso cortados en pedacitos con pasta corta manteca y queso. Es mas fácil hacer esto que un puré de papa y es algo distinto y liviano que viene bien para el verano. Y te cuesta menos que unas fritas de Mc. Como entrada con salsa bearnaise van como trompada. Y sino la clásica al horno con parmesano no puede fallar, los blanqueas, un poco de manteca, sal, pimienta, queso rallado y/o muzzarella, horno al palo 10 minutos y listo. Aunque la preferida de MI Intendente cuando se junta a tomar unos champanes con Daniel y Karina es con panceta, huevo poché y aceite de trufa. A Jessica la trufa medio que no le gusta, pero bueno, no le estamos pagando con la plata de los jubilados para que opine de comida.

Ah! Por supuesto que cuando hablamos de espárragos estamos hablando de los verdes y frescos, y no de los blancos enlatados. Porque no quiero que piensen que soy un extremista, pero la gente que disfruta de los espárragos enlatados merece que le arranquen los dientes un moderado escarmiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario