miércoles, 25 de septiembre de 2013

Perdón CFK, pero yo si me quiero hacer los rulos. De manteca.

Por decadas al sentarse a comer a un restaurant no había sorpresas. Llegaba el mozo y traia una panera con unos pancitos, unos grisines y al lado unos paquetitos de manqueta o mejor aun: los tradicionales rulos de manteca. Pan y manteca, combinación magistral, bocatto di cardinale, solo comparable con el pan, aceite y sal, que también estaban a disposición de los comensales.

Pero llegó la decada ganada del compañero kirchnerista Carlos Menem, el sushi con champagne, y todo se volvió mas sofisticado. Las paneras dejaron de traer grisines, para pasar a traer focaccias, brioche, pan con aceitunas, parmesano... la fiesta de los 90s! Por supuesto, esas paneras le pasaban el trapo a las viejas paneras, y lo celebramos, si señor. Entiendo compañero, la panera sofisticada no es peronista, pero los peronistas no nos oponemos a las cosas porque si. Bueno, a menos que esas cosas las hagan los radicales en cuyo caso para impedirles gobernar destruiremos la nación en caso de ser necesario. Pero mas bueno que el pan caliente solo es Néstor Kirchner, así que peronista o no, no nos podemos quejar.

Ahora, el temita es que junto con el pan en lugar de manteca empezaron a venir "dips". Un restaurant te servía un alioli, otro una pastita de morrón y ajos asados y procesados, otro se jugaba con un baba ganoush o un hummus y a veces hasta algún paté casero. Nuevamente, no era tan peronista como la manteca, pero no nos podíamos quejar, estaba buenisimo!

Pero en eso, el pueblo argentino engañado por Clarín, cometió el error de votar a los Radicales, quienes no supieron como pagar la cuenta de la tarjeta de crédito que les dejó Menem. Tras dos años de gobierno nos indignamos con la política neoliberal que el peronismo había apoyado los once años anteriores; y nos juntamos con Clarín, le metimos 50 tapas en contra, le mandamos a los muchachos a saquear, a los gremios a parar, a los senadores a bloquear el congreso... Golpe de estado y a otra cosa. ¿Porque sabés que pasa papá? Los peronistas recuperamos Aerolineas e YPF! ¿Que quienes fueron los que las regalaron y permitieron la destrucción de ambas empresas? Si usted se hace esa pregunta posiblemente esté a favor de Estados Unidos y la dictadura. Debería darle verguenza.

En fin, en medio de todo este zafarrancho del 2001, los restaurantes empezaron a bajar costos. Las paneras dejaron de tener tanto lujo y lo mismo pasó con las salsitas. Pero claro, como ahora a los hipsters de Palermo comerse un rulo de manteca les parece una grasada, los restaurantes eligieron mantener las apariencias y reemplazar las salsitas de antaño por sustitutos berretas, lease: queso crema con pimienta, pimentón  o si tenés suerte con pedacitos de verdeo. Gracias por la onda señores, pero eso es una porquería! Prefiero toda la vida comerme un humilde rulo de manteca, antes que una mentira de queso crema; que encima seguro que usan la marca mas berreta posible porque no tiene gusto a nada. Y no me vengan con que el queso crema light engorda menos que la manteca, porque se lo estamos untando a un pan señores, A UN PAN! Te dan el queso crema para darsela de finolis y después te traen los cubiertos envueltos en servilletas de papel. No seamos mentirosos que para eso está el INDEC.

Por suerte todavía quedan lugares donde combinan lo mejor del peronismo con lo mejor de la oligarquía, sirviendote rulitos de manteca con un poco de sal marina. Y no se preocupe compañero, si Kirchner hacía negocios con Franco Macri nosotros podemos comer manteca con sal marina tranquilamente. Y por supuesto, cuando nos traen estas porquerías de queso crema, no tengamos ningún tapujo en decir: "¿disculpá, no tenés un poco de manteca?"
Si Néstor puede nosotros también.

miércoles, 11 de septiembre de 2013

Pho, la comida mas peronista del mundo


Pho. Gentileza internet.
El Pho es la milanesa con puré de los chinos, y posiblemente sea el plato que mas veces se prepara por día en el mundo. Bue, en realidad no es un plato chino sino de Vietnam, pero ustedes saben como somos los peronistas, Japonés, Koreano o Vietnamita cuenta como chino. Nosotros no nos complicamos: hemisferio norte = gringo, hemisferio sur = negro, medio oriente = turco, oriental = chino o uruguayo, judio = ruso, ruso = ruso. Los peronistas somos así, vamos a comprar sushi al barrio chino sin plantearnos por que compramos un producto japonés en un supermercado chino.

La cosa es que el Pho es la sopa básica de los chinos, que ponele que en Japón en lugar de llamarse Pho se llama ramen, pero en el fondo sigue siendo la misma Stacey Malibu con un sombrero distinto. Algún purista dirá que el caldo del ramen es muy distinto al caldo del Pho, la realidad es que todos figuran en Wikipedia en la entrada “sopa de fideos”. ¿Y por que hablamos del Pho y no de la sopa china? Porque la cocina de Vietnam es re cool en Palermo, mientras que la china está re out papi, somos peronistas pero no boludos!  

¿Que tiene de gloriosamente popular este plato? Si hay alguien mañoso es el chino, y si hay alguien muy mañoso es el chino pobre, el Pho es  entonces el resultado de esta cultura milenaria que creó un plato casi perfecto: facilísimo de preparar, contiene todos los grupos alimenticios, es barato, y lo mas importante de todo es riquísimo.

Del mismo modo que  pasa en México con el chile con carne, en Argentina con el relleno de empanada o en España con la paella, hay tantas recetas de Pho como madres vietnamitas. Si bien hay versiones mucho mas elaboradas, y posiblemente mas sabrosas,  acá vamos a pasar una version occidental de la receta, que la verdad que safa re bien.